Mi regalo de Reyes.

51d1iu07fllReconozco que yo soy de Papá Nöel, así viene siendo desde hace 34 años en la que me encargué de dirigir mi vida y abandoné el confort de la casa de mis padres donde la fiesta de Reyes era lo “más”. He dicho que abandoné el confort, falsa palabra para una realidad que los de mi generación conocemos perfectamente. Salir de casa era lo importante, sobreponerse a las penurias de unos padres que trabajaban de sol a sol para darte lo máximo que podían y que hoy, se consideraría como la mínima obligación que les competía. Sigue leyendo